Punta Cana – 5 cosas que hacer en tus vacaciones

Parque Nacional de Los Haitises (bahía de Samaná)

Una de las excursiones de un día más bonitas que hacer en Punta Cana es la visita al Parque Nacional de Los Haitises. Situado en la bahía de Samaná, te dará una idea del aspecto que tenía Punta Cana antes de su transformación turística. Con una particularidad: sus “mogotes”.

Los mogotes son pequeñas elevaciones de 30 o 40 metros de altura formados por la naturaleza kárstica del suelo de la zona y la acción de la lluvia y el viento, y de ahí proviene el nombre dado por los taínos, los nativos de la zona, al lugar: los Haitises significa “tierras altas o montañosas”.

Se puede llegar a Los Haitises por tierra o agua, y la mayoría de las excursiones incluye una exploración de sus densos manglares en barca y una visita a las antiguas cuevas habitadas por los taínos, donde aún se encuentran pinturas realizadas por ellos.

Algunas de las cuevas más bonitas son las de San Gabriel, La Reyna, La Línea y La Arena. Entre su fauna encontrarás pelícanos, alcatraces, lechuzas, cotorras, manatíes, murciélagos y reptiles variados, destacando las boas y las tortugas marinas. Un paraíso verde de formas onduladas que desembocan en el mar.  

Excursión a Isla Saona

Entre las salidas por mar que se pueden hacer en Punta Cana, destaca la de Isla Saona, una de las más grandes de República Dominicana.

Son muchas las agencias y buscavidas que ofrecen esta excursión en locales y playas. El precio suele estar entre los 60 y 80 dólares por persona y puedes hacerla en un gran catamarán o pequeñas lanchas rápidas. Isla Saona posee bellas playas, selva, manglares y algún pueblo habitado por pescadores.

Las partes más bonitas de la isla se encuentran alejadas de la zona más turística. Las embarcaciones llegan todas a la misma playa, donde la gente se baña y hay algunos restaurantes. Sin embargo, si te gusta la aventura, llévate provisiones para un par de días y adéntrate en la selva en busca de las zonas deshabitadas.

Bajo las aguas que rodean Isla Saona, la vida es una explosión de colores. No te olvides de las gafas para bucear entre corales. 

3. Visita cultural a Santo Domingo

No siempre vas a tener tan cerca la posibilidad de visitar la primera ciudad colonial europea de América.

Santo Domingo se encuentra a 3 horas en coche – 4 en autobús – de Punta Cana y, si te gusta la historia, debe encontrarse en tu lista de lugares que visitar durante tus vacaciones.

Todo el atractivo patrimonial de Santo Domingo se extiende por la zona colonial. Aquí encontrarás la “primera” de todo: la primera casa americana donde vivió Colón, la primera catedral y el primer hospital construido por los españoles.

También la fortaleza de Ozama, el convento de los Dominicos y la iglesia de Santa Clara merecen una visita. Las plazas más icónicas son la plaza de España y la de Colón, con la estatua del navegante genovés. Entre tanto monumento histórico, la vida actual fluye en cafeterías, restaurantes, bares y tiendas de recuerdos. 

4. Vida nocturna de Punta Cana

Durante el día, las playas de Punta Cana suelen ser las protagonistas. Sin embargo, para muchos viajeros es solo el preámbulo de lo que ofrece la noche dominicana.

Los auténticos expertos se broncean y toman los primeros cócteles al sol y al caer la noche ponen rumbo a bares y discotecas: eso sí, aquí te encontrarás con todos los guiris de la zona. Si quieres vivir la noche dominicana como la viven los locales, haz buenas migas con ellos y déjate guiar. Seguro que no te arrepentirás. 

5. Arte en Altos de Chavón

La villa de Altos de Chavón nació de una manera realmente peculiar. En 1976, para la construcción de una carretera fue necesario volar una montaña.

Charles Bludhorn, presidente de una de las compañías americanas que operaban en la zona, decidió aprovechar la piedra de la montaña para recrear una aldea mediterránea del siglo XVI. El trabajo fue diseñado y realizado por el cineasta italiano Roberto Coppa y el arquitecto dominicano José Antonio Caro, y su resultado fue tan satisfactorio que recibe miles de visitantes cada día, convirtiéndose en una de las atracciones favoritas de Punta Cana. Altos de Chavón – con preciosas vistas sobre el río homónimo y el mar Caribe – es un centro cultural que alberga talleres artísticos (alfarerías, tejidos, serigrafías), tiendas, galerías de arte, una renombrada escuela de diseño (afiliada a la Parsons School of Design de Nueva York), un museo arqueológico sobre la historia de la zona, la iglesia de San Estanislao y un gran anfiteatro, de estilo griego, con capacidad para 5.000 personas.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *